SER FELICES CON LO QUE TENEMOS

  • 0

SER FELICES CON LO QUE TENEMOS

Category : BLOG

Siempre tuve la suerte de que mi padre pudiera construir nuestras casas, que eran pequeños paraísos muy simples pero con mucha naturaleza en la que un niño podría sentirse totalmente satisfecho.

Cuando nos casamos mi esposo construyó nuestra hermosa casa con sus manos rodeada de mucha naturaleza y él decía que había construido un paraíso para mí; sin embargo no pensamos que la vida nos tenía deparada una inesperada experiencia y tuvimos que alejarnos de nuestra casa en la provincia para vivir en la capital del Perú; para ese viaje tuvimos que deshacernos de todas nuestras cosas y vinimos con lo necesario e incluso trajimos a Roth nuestro perrito.

Pasamos a vivir en un departamento, todos nos vimos afectados, incluso Roth nuestro perro quien ya no poseía la huerta para correr y hacer su vida; desde aquella vez nos hemos mudado ya en 4 ocasiones y hemos ido adaptando nuestras cosas al espacio. Cada vez que hacemos este tránsito en un inicio es todo bonito, pero en los días parece que todo se desmorona, y nuevamente queremos mudarnos porque empiezan a parecer  miles de desperfectos y te fastidian los vecinos, el ruido, la carencia de agua, la poca iluminación etc.

Dada esa razón la solución es mudarse de casa, y empiezas a visitar casas y a negociar con los arrendatarios y te encuentras con una cruda realidad, todos los que alquilan te ofrecen unos precios exorbitantes, te dicen miles de pretextos como el que:  no se alquila con niños, con perros, no más de 2 personas, no se alquila a extranjeros, hasta que nos cansamos y llegamos a una conclusión; que el problema en sí  no eran los arrendatarios el problema éramos nosotros, ya que la comodidad la vas a hacer tú  y una casa alquilada nunca será perfecta.

Al cabo de un tiempo comprendí que este era una prueba de vida y que más bien debíamos estar agradecidos por tener un lugar para vivir y un sitio donde reposar todas las noches y que definitivamente forma parte de una etapa en la vida y que debemos acogerla con alegría y dignidad.

Concluimos que tenemos que aprender a ser felices con lo que tenemos y en el lugar en el que nos encontramos, aprender a agradecer el lugar que poseemos y adaptarnos a vivir  aun con las incomodidades; pues es posible que se puedan superarlas cuando uno está satisfecho con su vida y eso depende solo de nosotros. Somos nosotros los que podemos hacer de este espacio aun siendo pequeño un paraíso y así verlo hermoso o en todo caso podemos tener una gran mansión y verlo como un lugar muy desolado aun a pesar de todas las comodidades y estar insatisfechos con nuestra vida.

Luego de esta reflexión a nuestra casita la vemos linda y cómoda; ahora cada día nos preocupamos en hacerla acogedora para nosotros, no para las visitas y cada día me siento muy feliz donde vivo y por un largo tiempo no necesitamos mudarnos de casa.