Añade aquí tu texto de cabecera

Buscaba una foto apropiada para esta publicación y hoy aparecieron estas como un recuerdo del Face, que cayó apropiadamente para la ocasión. Probablemente con esta pandemia muchos estén pasando lo que nosotros hace unos años y espero les sea de ayuda esta historia. Tanto David y yo fuimos afortunados en nuestros empleos, pero el decidió renunciar y unos años más también lo hice y bueno parecía una alocada y hasta irresponsable decisión; pero ambos teníamos planes y proyectos y por eso convinimos que queríamos ser independientes, ser nuestros propios jefes y tener nuestro tiempo a libertad.
La vida no se acomodó como quisimos y nuestras finanzas, se vieron afectadas dado a que teníamos hipotecada nuestra casa, y sí estábamos muy perdidos sin saber por dónde empezar. Pero un buen día un amigo sabio nos dio un consejo: “Vayan y hablen con el gerente del Banco y mírenle a los ojos fijamente y díganle que no desean escapar sino más bien ser responsables y pagar lo que deben”; y eso hicimos, contrario a los conceptos que uno tiene del banco, tuvimos acogida de parte de la gerente y nos asesoró que hacer, pero la crisis seguía su curso y aparecieron nuevas cosas que resolver, paralelo a esto nos mudamos a la capital.
Y estando en Lima fuimos a conversar con el encargado de riesgos e hipotecas de la central en la capital y le contamos a este desconocido con total confianza nuestra historia, nuestra verdad y él nos acogió, nos trató con mucho respeto, aun teniendo una deuda cosa rara de los bancos y nos asesoró, nos dio esperanza, tranquilidad y lo que debíamos hacer.
En este ínterin poco a poco íbamos dejando cosas, pensamientos, y proyectos; pero también aparecían el apoyo de amigos, familiares, vecinos y muchos desconocidos que sin esperar nada a cambio nos dieron su apoyo y contrario a lo que se cree, el banco nos esperó dos largos años, hasta que terminamos vendiendo nuestra casa, nos disminuyó los intereses y pagamos lo que debíamos, para volver a empezar.
Las fotos que muestro forman parte de esta historia, pues volvimos a nuestra ciudad a vender nuestra casa, un proceso muy doloroso cuando nos aferramos al esfuerzo de los bienes materiales y lo que hicimos previamente despidiendo nuestra hermosa casa fue compartirla gratuitamente a muchos viajeros que estaban de paso.
Aprendimos que las crisis tienen sus picos altos y bajos, que deja muchas secuelas y ya nunca más serás la misma persona, aprendes a valorar la vida a quitarte lo interesante, lo útil y quedarte solo con lo indispensable.
Luego de varios años ya nos hicimos de una imagen como independientes y vivimos con lo necesario además que esta historia nos dejó varias lecciones; ayudar siempre a los demás aun sin tener, sin conocer, sin esperar nada a cambio y sin que te pidan; luego agradecer porque nunca en medio de todo nos faltó nada, y esa nada es la vida.
TopBack to Top
EnglishFrenchGermanItalianPortugueseSpanish
Abrir chat
Hola, cómo te puedo ayudar?
Hola, cómo te puedo ayudar?